• Última modificación de la entrada:16/01/2022
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura
4.3
(6)

Ya hemos tratado en otro artículo los beneficios que aporta a la persona el contar con buenos hábitos de lectura. Son muchos y muy variados; van desde aquéllos beneficios que afectan a las capacidades intelectuales (como, por ejemplo, protege la pérdida de memoria, favorece la creatividad, mejora el rendimiento escolar) hasta aquéllos que afectan directamente a la salud (por ejemplo, dedicar tiempo a leer reduce el estrés, mejora la concentración), sin olvidar que también mejoran el bienestar emocional de la persona (aumenta el nivel de felicidad, la empatía…).

Una vez mencionados los importantes beneficios que proporciona la lectura, vamos a intentar dar unas pautas para conseguir fomentar el provechoso hábito de lectura.


6 consejos para mejorar tus hábitos de lectura:

Podríamos decir sin temor a equivocarnos que el lector no nace, se hace. Y para ello contamos con una serie de sencillas recomendaciones que facilitan el ejercicio del hábito lector o que impulsan a su adquisición a aquéllos que no lo tienen.

1. Señalar un tiempo para leer

Para conseguir crear o mantener un hábito de lectura lo más importante es la constancia. Es más efectivo leer un poco cada día, que hacer largas sesiones pero sin continuidad. Por ello, lo más adecuado es fijarse como meta leer aunque sea un poquito, pero cada día. Y cuando se tenga más tiempo se puede alargar.

De esta forma evitaremos también acudir a la excusa de la falta de tiempo, porque 10 minutos seguro que le podemos dedicar a los libros. Además, esta regularidad contribuirá a que no perdamos el hilo de lo que estamos leyendo.

2. Elegir un libro que te apetezca leer

Existe la creencia errónea que no se sabe de dónde ha surgido, que los buenos lectores nunca abandonan la lectura de un libro empezado, aunque éste deje de interesarles o les aburra soberanamente. Por el contrario, los expertos recomiendan empezar por una lectura que nos motive y nos atraiga. Caso de no acertar con la elección, lo mejor es cambiar de libro. Seguro que encontramos alguno que nos conquiste y actúe como revulsivo a las ganas de leer. O incluso podemos alternar varias lecturas, según el momento y el estado anímico.

3. Llevar siempre el libro contigo

Hoy en día en que nuestra atención es reclamada por múltiples fuentes de información, ya sean redes sociales, internet, canales de vídeo o televisión, etc. es realmente difícil encontrar tiempo para todo. Por ello, un consejo muy útil es tener siempre a mano el libro que estamos leyendo. Y precisamente son las nuevas tecnologías las que nos facilitarán este cometido, por ejemplo, utilizando un dispositivo electrónico de lectura. Ya expusimos varias razones para usar un eBook.

4. Buscar un espacio para leer

Si queremos aprovechar todos los beneficios que la lectura nos puede aportar, es preciso que hagamos esta actividad en las mejores condiciones posibles. Para ello es fundamental buscar un espacio que nos resulte agradable y nos permita “conectar” con la lectura, relajarnos y disfrutar. Esta grata experiencia será la mejor manera de incentivar nuevas ocasiones de emprender el hábito.

5. Apuntar libros que quieres leer y libros leídos

Apuntar en una lista aquéllos libros que te gustaría leer es una buena manera de motivarte para cejar en el empeño lector. Allí podrás ir añadiendo tus nuevos intereses, o las recomendaciones que recibas. Podrás ir tachando los ya leídos y tendrás una visión del camino recorrido. O bien puedes hacer también una lista de las lecturas terminadas, que seguro te anima a seguir alargándola hasta el infinito.

6. Escoger la lectura adecuada

Aunque parezca obvio, no es fácil escoger en cada momento qué libro leer y una mala elección puede frustrar nuestro empeño. Por ejemplo, para iniciarnos o retomar el hábito, lo más acertado no será escoger una obra voluminosa, sino algo más breve. Así, cuando lo terminemos, podremos gozar de la satisfacción de haber conseguido la meta propuesta y ello nos motivará a marcarnos y conseguir la siguiente.

Otro ejemplo: si entre nuestras preferencias no se encuentra la novela histórica, no será una buena elección empezar por este género por más que el libro nos haya sido recomendado encarecidamente.



Una vez analizados los beneficios que nos puede aportar el hábito de la lectura y de haber apuntado unas eficaces estrategias para fomentarlo, solo nos queda desear que disfrutéis tanto como nosotras.

Para acabar, hacemos nuestras las palabras del provocador, inconformista y profusamente galardonado escritor Michael Houellebecq: “Vivir sin leer es peligroso, porque obliga a conformarse con la vida”.

¿Te ha sido útil la reseña?

¡Ayúdanos clicando una estrella para valorar!

Promedio de puntuación 4.3 / 5. Recuento de votos: 6

¡Sé el primero en puntuar este contenido!

¡Sentimos que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjanos mejorar este contenido!

¿Cómo podemos mejorar este contenido?

Opinalibros

Somos una madre y una hija que combinamos modos de pensar y de vivir muy diferentes y, a la vez, muy iguales en determinados aspectos. Compartimos, sobre todo, nuestra pasión por la lectura, ya sea como evasión o como instrumento de formación. Esperamos que podáis encontrar vuestra próxima lectura o compartir vuestras opiniones con nosotras.

Deja una respuesta